Resultados de la búsqueda tu 168

¡Tú! | Así lo vemos 168

Editoriales, Mujer trabajadora

¡Tú! | Así lo vemos 168

15 marzo 2016

«Como mujer, siento que lo tenemos aún más difícil para se reconozca nuestro protagonismo en la sociedad. Lo veo en nuestras madres a las que en muchas ocasiones se les exige una doble jornada (en la oficina y en casa); en una brecha salarial entre ambos sexos que sigue aumentando en pleno siglo XXI; y en todos los abusos que nos encontramos como trabajadoras precarias, poniendo especial énfasis en las mujeres migrantes que desempeñan una labor de cuidados».

Con esta cita de la joven Alba, comienza el manifiesto del día de la mujer trabajadora firmado por la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) y la Juventud Obrera Cristiana (JOC). Celebración que simboliza la lucha de las mujeres trabajadoras por el reconocimiento de su dignidad y que debe «implicar a mujeres y hombres».

El trabajo –señalan– es el medio imprescindible de realización de la propia vocación, el reconocimiento de la sagrada dignidad de las personas, la construcción de la vida social y política. Por eso, si falta el trabajo, la dignidad humana está herida. Hoy la dignidad de la mujer trabajadora sigue estando herida por la brecha salarial; porque hay más mujeres en paro que hombres; porque la violencia de género es la punta del iceberg de este enorme problema social o porque la cultura dominante perpetúan los roles tradicionales de desigualdad.

Por eso ambos movimientos denuncian las causas que dan lugar a estas injusticias como son «un sistema económico que prima el crecimiento del beneficio a costa de la persona. Las políticas neoliberales impuestas que han producido un mayor empobrecimiento. La orientación mercantilista del trabajo humano que rompen con los tiempos de vida personal, familiar, social… dificultando la vivencia y realización de las personas». Por no hablar de la «precariedad del trabajo de las mujeres… o las tareas de los cuidados que recaen en las mujeres» alejándolas del empleo.

De ahí que algunas de sus propuestas pasen por «un cambio cultural, educativo, social, político y económico» que sitúe a la dignidad de persona en el centro de las preocupaciones. Con ello, una nueva «orientación del trabajo humano» que garantice un trabajo decente, con el cumplimiento de jornadas, horarios, descansos y «posibilite la conciliación de la vida laboral y familiar» o «la aplicación de las políticas de igualdad» para «el justo reconocimiento social de la mujer».

La HOAC y la JOC, Iglesia en el mundo del trabajo, se sienten «llamados y llamadas a celebrar, reivindicar, reconocer, animar y acompañar a las trabajadoras «para romper con esta situación. Para que con nuestra fuerza nos hagamos oír y gritemos ¡Basta ya! ¡Esto no es normal! Todos los días son 8 de marzo, ¡levántate y lucha conmigo! Sigamos aportando esperanza junto a todas las mujeres» (Alba).

Liberamos el número completo del ¡TÚ! de marzo de 2016:

Accede a números anteriores del ¡Tú! en el apartado de Publicaciones/¡Tú!
suscripcion

Fratelli tutti y el trabajo

Opinamos

Fratelli tutti y el trabajo

21 noviembre 2020

Nos dice el papa Francisco en el capítulo quinto de Fratelli tutti que una función esencial de la política es sostener el trabajo, y hace una defensa de la mejor política, como un bien común y como la única salida para un mundo distinto. No puede haber un camino eficaz hacia la fraternidad universal y la paz social sin una “buena política”. De tal manera, rechaza los extremismos tanto de izquierdas como de derechas, que han invadido el lenguaje en general que se colocan en la antipolítica como la manera de degradar las sociedades y hacerlas más sectarias y menos solidarias.

El papa nos dice, nuevamente, que el trabajo, debe asegurar a todos la posibilidad de hacer brotar las semillas que Dios ha puesto en cada uno, sus capacidades, su iniciativa, sus fuerzas: “‘Ayudar a los pobres con dinero debe ser siempre una solución provisoria para resolver urgencias. El gran objetivo debería ser siempre permitirles una vida digna a través del trabajo’. Por más que cambien los mecanismos de producción, la política no puede renunciar al objetivo de lograr que la organización de una sociedad asegure a cada persona alguna manera de aportar sus capacidades y su esfuerzo. Porque ‘no existe peor pobreza que aquella que priva del trabajo y de la dignidad del trabajo’. En una sociedad realmente desarrollada, el trabajo es una dimensión irrenunciable de la vida social, ya que no solo es un modo de ganarse el pan, sino también, un cauce para el crecimiento personal, para establecer relaciones sanas, para expresarse a sí mismo, para compartir dones, para sentirse corresponsable en el perfeccionamiento del mundo, y en definitiva para vivir como pueblo”. (FT 162)

Una nueva cultura del encuentro

Ante tanto desencuentro social, Francisco nos invita a desarrollar una nueva cultura del encuentro que vaya más allá de las dialécticas que enfrentan y nos traza un poliedro que “representa una sociedad donde las diferencias conviven complementándose, enriqueciéndose e iluminándose recíprocamente aunque esto implique discusiones y prevenciones. Porque de todos se puede aprender algo, nadie es inservible, nadie es prescindible. Esto implica incluir a las periferias. Quien está en ellas tiene otro punto de vista, ve aspectos de la realidad que no se reconocen desde los centros de poder donde se toman las decisiones más definitorias” (FT 215). El poliedro entonces expresa las diversidades culturales, es la contracara del diálogo social que bien entendido trata de articularlas en aras del bien común.

Es imperiosa una política económica activa orientada a “promover una economía que favorezca la diversidad productiva y la creatividad empresarial”, para que sea posible acrecentar los puestos de trabajo en lugar de reducirlos. La especulación financiera con la ganancia fácil como fin fundamental sigue causando estragos…, la fragilidad de los sistemas mundiales frente a las pandemias ha evidenciado que no todo se resuelve con la libertad de mercado y que, además de rehabilitar una sana política que no esté sometida al dictado de las finanzas, “tenemos que volver a llevar la dignidad humana al centro y que sobre ese pilar se construyan las estructuras sociales alternativas que necesitamos”. (FT 168)

En esta situación de crisis que estamos sufriendo y padeciendo motivada por la pandemia del Covid-19 que no solo tiene manifestaciones sanitarias, sino también repercusiones sociales, económicas y laborales, ante esto qué nos dice el papa Francisco sobre la fraternidad, el trabajo, la política y su centralidad en la vida humana, necesitamos de un diálogo sincero y profundo para redefinir la idea del trabajo y el rumbo del desarrollo, tenemos el reto y la obligación moral de preguntarnos ¿qué podemos hacer personal y comunitariamente ante esta situación? “Necesitamos movernos en comunidad”, estamos llamados a poner rostro y caras a los hombres y mujeres sufrientes de esta situación y acompañarnos de ellos para hacer posible la experiencia de la fraternidad y la comunión.

Para las cristianas y los cristianos, la propuesta del Evangelio es nuestra mejor aportación a la fraternidad, pues “para nosotros, ese manantial de dignidad humana y fraternidad está en el Evangelio de Jesucristo”.

**

Texto publicado en el blog La cuestión social de Vida Nueva

Madrid |”Caín, ¿donde está tu hermana?”

Actividades, Mujer trabajadora

Madrid |”Caín, ¿donde está tu hermana?”

28 noviembre 2017

La recién creada comisión diocesana para una Vida Libre de Violencia contra las Mujeres y la  vicaría de Pastoral Social e Innovación de la diócesis de Madrid organiza la vigilia “Por una vida libre de violencia contra las mujeres” que lleva por título “Caín, ¿dónde está tu hermana?”. el día 30 de noviembre, a las 20,00, en la Parroquia de Ntra. Sra. de Guadalupe. Al término de la misma el cantautor Rafa Sánchez ofrecerá un recital musical.

¡Tú! | Trabajando para la igualdad

Kiosco, Mujer trabajadora

¡Tú! | Trabajando para la igualdad

01 marzo 2016

Presentamos los contenidos del periódico ¡Tú!, número 168 de marzo de 2016.

Abrimos la portada con un extracto del comunicado de la JOC y la HOAC en el Día Internacional de la Mujer Trabajadora «Trabajando por la igualdad. Aportando esperanza».

Teresa Jiménez Zamorano en la columna «Con Dios en la vida obrera» titula su artículo: «Una conversa en el mundo obrero». En «La calle», recogemos varias noticias breves con actividades de la HOAC de las diferentes diócesis.

En «Política en zapatillas», A.A. Maestre publica «Problema solucionado» reflexionando sobre la situación de los refugiados; tema que también toca Francisco Porcar en «Cultura» con «Pidamos perdón».

En la «Ventana del mes», José Luis Palacios relata «Experiencias de la HOAC en la acción con las mujeres», situadas en las diócesis de Valencia, Tuy-Vigo y Barcelona.

Yolanda Cañada entrevista a dos mujeres, militantes de la HOAC de las diócesis de Cartagena-Murcia y Salamanca, Consuelo Ruiz: «Opté por vivir con las más pobres y no me arrepiento», y Concha Llorente: «Jesús nos invita a reclamar nuestra dignidad».

En la «Mirada justa», Gregorio Burgos titula su artículo: «¿Mujeres en la cuneta?». Y en «¿Sabías que…?» hablamos de datos de desempleo y trabajo precario.

Antonio Hernández-Carrillo, escribe el «Evangelio en la calle» con «Los tres silencios de Jesús y del parado» y «Así va el mundo» pone el foco en la crisis de refugiados más grave desde la II Guerra Mundial.

El ¡Tú! de marzo (en pdf) será accesible gratuitamente dentro de unos días. Las personas que están suscritas ya lo están recibiendo en sus casas.

TU 168 marzo.jpg

suscripcion

Os presentamos el nuevo Cuaderno HOAC número 5 que lleva el título “¿Qué hacer con las pensiones?”

Mundo obrero y del trabajo

Os presentamos el nuevo Cuaderno HOAC número 5 que lleva el título “¿Qué hacer con las pensiones?”

08 noviembre 2011

Ofrecemos esta reflexión sobre las pensiones a todas aquellas personas que todavía se resisten a ser tratadas como máquinas de producción y consumo al servicio del egoísmo de los poderosos, situándola en el lugar que le corresponde: somos miembros unos de otros. Se ha reformado el sistema de pensiones y se ha hecho el silencio. Sus efectos se notarán a medida que su progresiva aplicación muestre la situación en la que van a quedar los futuros pensionistas y jubilados. El derecho a una pensión está unido al derecho al trabajo, considerado como un derecho humano fundamental, al que se accede por el solo hecho de nacer, sin el cual la persona no puede ser, no puede existir y no puede realizarse. Frente al economicismo, que se ha convertido en principio rector de toda la vida, de todas las cosas, también de la reforma de las pensiones, es necesario reivindicar otra manera de conocer, de plantear y de resolver las cuestiones de las que depende no sólo la convivencia, sino la posibilidad de una existencia humana digna, libre y justa, que es lo que ahora mismo está en juego.

El coste del cuaderno es de un euro más gastos de envío y se puede adquirir  llamando al teléfono: 91 701 40 80

O en el correo electrónico: difusion@hoac.es

Para leer el documento en pantalla o descargarlo pinchar en la imagen que aparece a continuación:

Para ver otros cuadernos de la colección pinchar aquí.
Para saber cómo bajar este documento, imprimir, etc. ver: “Cómo descargar documentos de hoac.es
In memoriam | ¡Gracias Enriqueta!

Iglesia, Mundo obrero y del trabajo

In memoriam | ¡Gracias Enriqueta!

03 febrero 2021

Ha fallecido a los 89 años a causa de la COVID, Enriqueta Fajula. A ella queremos dedicar los y las militantes de Barcelona estos sentimientos:

¡A nuestra querida Enriqueta!

Una gran mujer que nos ha acompañado durante muchos años en el equipo, y muchos más aún, desde muy antiguo, en el movimiento.

De una espiritualidad profunda y al mismo tiempo con los pies muy firmes en al suelo. Con un saber estar discreto y tranquilo.

Ha sido capaz de superar mil achaques, caídas, limitaciones y enfermedades, con una fuerza extraordinaria. Y a pesar de todo, vivía preocupada por los demás, estaba siempre al lado de quien la necesitaba, ayudando activamente a hermanas, sobrinas…, para ella el cuidado de los más vulnerables era también un gesto de lucha y transformación. Simplemente AMABA.

Activa en leer, estar al día y aportar su reflexión en el equipo, en asambleas e incluso al sector de mujeres, aun sin estar. Con sus 89 años, no ha parado de mandar mensajes por WhatsApp hasta el último día. Se ha manifestado consciente hasta el final, serena y agradecida.

Tozudamente obsesionada en las luchas. En un tiempo gran activista en el barrio. Después largos años de compromiso con los enfermos mentales y sus familias. Presente siempre en todas las luchas del momento, la vemos en la foto de hace poco, con su silla plegable, para poder descansar cuando ya no podía con su alma!

Queremos que te lleguen los sentimientos que todas y todos nosotros hemos expresado al saber de tu partida:

No has llegado a los 90, pero ha llegado a 90 mil corazones de aquí y de otros lugares del mundo, tu huella de dignidad de mujer obrera y de amor.

Damos gracias a Dios por haberte puesto en nuestro camino, por haber podido aprender de tu fortaleza y entrega constante. Has sido luchadora y cordial hasta el último aliento. Lo has dado TODO hasta el final. ¡Qué suerte haber estado a tu lado! ¡Qué regalo!

Te recordaremos como una mujer agradable, cercana y generosa. Has dado y recibido AMOR. Podemos decir que tienes bien merecido el descanso en los brazos de Dios Padre y Madre.

Como dijo Neus Català, “cuando envejecemos no dejamos de luchar, cuando dejamos de luchar envejecemos”. Tú no dejaste de luchar nunca y tu espíritu se mantendrá joven entre nosotros porque así nos lo enseñaste.

También dijo Neus Català, “la única muerte que nos debe preocupar es la de la memoria”. Te echaremos de menos, pero te tendremos siempre en el corazón y acompañarás nuestras vidas, nuestras reuniones y nuestro compromiso. ¡No morirás nunca!

¡GRACIAS ENRIQUETA! ¡TE QUEREMOS!

Ahora podemos decir: con todas las santas anónimas que han alabado a Dios con su vida, intercede por nosotros. Danos fuerza para seguir luchando por la construcción de esta utopía humana y divina que llamamos Reino de las personas marginadas, discriminadas y explotadas del mundo.

¡AYÚDANOS A ESTAR EN PAZ Y A TENER ESPERANZA COMO TÚ!

Enriqueta se entregó a la defensa del trabajo digno

Un lugar común para la justicia social: el trabajo decente

Mundo obrero y del trabajo

Un lugar común para la justicia social: el trabajo decente

07 octubre 2020

La Jornada Mundial por el Trabajo Decente, que se celebra alrededor del 7 de octubre, vuelve a convocar a instituciones, organizaciones del mundo del trabajo y a entidades de inspiración católica en la exigencia de trabajo decente. 

Esta jornada fue constituida en el congreso fundacional de la Confederación Sindical Internacional (CSI), que agrupa a sindicatos nacionales y federaciones mundiales representando a más de doscientos millones de trabajadores y trabajadoras. Siendo secretario general Guy Ryder, actual director general de la OIT, en aquel congreso histórico, se aprobó poner en marcha una jornada de acción mundial para «fortalecer la lucha internacional por los derechos de los trabajadores y contra la pobreza». Desde el año 2006, el 7 de octubre -o alrededor de este día- se realiza en todo el mundo decenas de convocatorias en torno a un lugar común y a un mismo grito: Trabajo decente para todos y en todo lugar.

Aunque el recorrido histórico sobre el concepto de trabajo decente viene de antes. De hecho, nace en el seno de la OIT -agencia tripartita de la ONU-, en el año 1998 para sintetizar las aspiraciones de las personas trabajadoras durante su vida laboral. Es decir, la oportunidad de tener un empleo, con un ingreso justo, seguro, con protección social y perspectivas de desarrollo personal e integración social, que garantice poder expresar opiniones, la organización y la participación en las decisiones que afectan a la vida de cada uno, y la igualdad de oportunidades y trato para todos. La Iglesia universal, de la mano de san Juan Pablo II -que ya había escrito la encíclica Laborem exercens (1981), sobre el trabajo humano-, lanzó un llamamiento, en el año 2000, para apoyar “una coalición mundial a favor del trabajo decente” y la necesidad de “globalizar la solidaridad”, sumándose a esta exigencia de justicia social. Sobre el concepto de trabajo decente también se expreso el papa Benedicto XVI, en 2009: “un trabajo que (…) sea expresión de la dignidad esencial de todo hombre o mujer: libremente elegido, que asocie efectivamente a los trabajadores, hombres y mujeres, al desarrollo de su comunidad; un trabajo que (…) haga que los trabajadores sean respetados, evitando toda discriminación; que permita satisfacer las necesidades de las familias; (…) que consienta a los trabajadores organizarse libremente y hacer oír su voz; (…) que deje espacio para reencontrarse adecuadamente con las propias raíces en el ámbito personal, familiar y espiritual; que asegure una condición digna a los trabajadores que llegan a la jubilación” (Cfr. Caritas in veritate, 63).

Iglesia por el Trabajo Decente

En esta perspectiva, miembros de organizaciones de inspiración católica, entre las que se encontraba el Movimiento Mundial de Trabajadores Cristianos, se reunieron en Roma (2013) con la Santa Sede y la OIT, con el objetivo de impulsar  el “trabajo decente para todas las personas” entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible. De aquel hilo, el compromiso se trasladar a España (mayo de 2015) cuando representantes de las organizaciones de ámbito eclesial: Justicia y Paz, Cáritas, CONFER, JEC, JOC y HOAC, acuerdan poner en marcha la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente (ITD) para sumar sinergias y promover la defensa del trabajo decente, visibilizar y denunciar la situación de indecencia que hoy se sufre en el mundo del trabajo. La sed de trabajo decente hace crecer las adhesiones a la iniciativa y los relatos que construye, además de abrir modestos espacios en los medios de comunicación, genera dinámicas reivindicativas y celebrativas, con el protagonismo de pueblo de Dios en salida.

Criterio de justicia social, y de desarrollo humano integral y sostenible

La exigencia por el trabajo (libre, creativo, participativo y solidario) respetuoso con la dignidad de la persona, necesario para la inclusión social de los pobres, y esencial para el cuidado de la casa común, es también una insistencia del papa Francisco. Desde el inicio de su pontificado, expresado en sus principales textos: Evangelii gaudium (EG), Laudato si’ (LS) y, más recientemente, en Fratelli tutti (FT, 127, 162, 168…).  Pero además, en su labor pastoral al acompañar y comprometerse con los trabajadores más humildes y excluidos, organizados en movimientos populares, para reclamar tierra, techo y, sobre todo, trabajo, primer juego de 3T convertido en el criterio de justicia social, en este cambio de época que ya vivimos; y al convocar, escuchar, dialogar y tender puentes con el movimiento sindical mundial y ofrecer un segundo juego de 3T, trabajo/tradición, tiempo y tecnología, como criterio de desarrollo humano integral (inclusivo y solidario), o en sus visitas pastorales a las diócesis italianas, con continuos encuentros con el mundo del trabajo. En la fábrica de Ilva, lugar de trabajo y de trabajadores, por tanto del pueblo de Dios, exclamó: “el mundo del trabajo es una prioridad humana. Y, por lo tanto, es una prioridad cristiana, una prioridad nuestra, y también una prioridad del Papa”. (Cfr. No os dejéis robar la dignidad).

La jornada mundial por el trabajo decente en la pandemia

En la convocatoria de este año 2020, en medio de una pandemia global que obliga a un tipo de actos más creativos, los llamamientos de esta jornada se sitúan en demandar “un nuevo contrato social para asegurar que la economía mundial pueda recuperarse y crear la resiliencia necesaria para afrontar los desafíos convergentes de la pandemia, el cambio climático y la desigualdad”, según indica el manifiesto de la Confederación Sindical Internacional, alertando de los efectos “catastróficos” de la pandemia sobre la salud, el empleo, los ingresos y la igualdad de género, en un mundo “fracturado” por un modelo de “globalización fallido” que ha generado una profunda “desigualdad e inseguridad para la gente trabajadora”.

Por su parte, el Movimiento Mundial de Trabajadores Cristianos, subraya que “el modelo económico necesita una reforma” que pasa por reinventar “un modelo de vida más humano y más justo” y emplaza a responder personalmente y “en nuestros barrios, en nuestras empresas, a nivel sindical y político”. En este sentido, su manifiesto apunta algunas orientaciones a favor de una nueva gestión de los tiempos de trabajo, del cuidado de las personas y de la vida, la lucha contra el acoso laboral, la libre sindicación y el diálogo social, leyes laborales “para el bien común” o  promover “un consumo responsable, ético y solidario”.

Para la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente (ITD), resulta fundamental “un nuevo sistema productivo que ponga a la persona en el centro, llama a movilizarse contra el aumento de la precariedad provocada por el impacto social de la pandemia y en defensa del trabajo decente y accesible. ITD ha convocado actos en las diócesis del país para reclamar “el reconocimiento social y laboral de los empleos esenciales para la vida, con unas condiciones laborales dignas” y la extensión de la protección social. “Garantizar que el ingreso mínimo vital sea una realidad para las personas que lo necesitan, dotando a las instituciones de los recursos necesarios para su gestión y asegurar la percepción del subsidio extraordinario a las trabajadoras de hogar y que se reconozca su derecho a la prestación por desempleo al igual que para el resto de personas trabajadoras”, y nadie se quede atrás.

•••

En redes sociales: #JMTD2o y #NosMovemosPorElTrabajoDecente

COVID-19 | #DerechosParaLasQueCuidan 

Mujer trabajadora, Mundo obrero y del trabajo

COVID-19 | #DerechosParaLasQueCuidan 

30 marzo 2020

En el día internacional de las Trabajadoras del Hogar y Cuidados*, 30 de marzo, en medio del estado de alarma derivado de la enfermedad COIVD-19, las asociaciones que integran a estas trabajadoras piden mayor protección y medidas urgentes para este colectivo frente al impacto económico y social.

Las trabajadoras de hogar y cuidados, de momento, no han sido tenidas en cuenta en las medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19 , aprobadas el 17 de marzo, aunque posteriormente, el RD Ley 10/2020, aprobado ayer,  29 de marzo, considera su actividad como un  trabajo esencial.

La Mesa de Empleadas de Hogar de la Plataforma Salmantina de Entidades por el Empleo, en la que participa la HOAC de la diócesis, insiste en reivindicar derechos como el derecho a una prestación por desempleo, a una mayor protección ante el despido por desistimiento, a la inclusión en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, a una mejora en el sistema de cuidados que lo separen del empleo doméstico…

Ante el anuncio realizado por el Ministerio de Trabajo, de la aprobación de un subsidio extraordinario para las trabajadoras de hogar, la mesa salmantina ha declarado que “de ser confirmada esta medida, sería ésta un primer  paso esencial para el posterior reconocimiento del derecho a una prestación por desempleo”. Pero, también, advierte de la existencia de  otras 200.000 empleadas del hogar y cuidadoras, “que no están dadas de alta en la Seguridad Social, de las cuales, muchas se encuentran en situación administrativa irregular y de absoluta vulnerabilidad”.  

Por su parte, asociaciones de la Red de Trabajadoras del Hogar y los Cuidados, apuntan que “llevamos años denunciando que la no equiparación de derechos vulnera la legislación española y comunitaria en materia de igualdad de trato y no discriminación. No se puede anunciar la determinación para la ratificación del Convenio 189 y, en los momentos más críticos, excluirnos de las medidas protectoras, reincidiendo en la vulneración de derechos fundamentales”.

Dado que mañana martes, el consejo de Ministros podría aprobar un nuevo paquete de medidas para hacer frente a la situación actual, se ha puesto en marcha una campaña para exigir una cobertura efectiva de estas trabajadoras y el reconocimiento efectivo de sus derechos, teniendo en cuenta su especial vulnerabilidad con los etiquetas:

#CuidaAQuienTeCuida    #DerechosParaLasQueCuidan    #30MDiaEmpleoHogar

* Tal día como hoy, en 1988, se celebró en Bogotá el primer Congreso Latinoamericano de Trabajadoras de Hogar.

https://twitter.com/sedoac/status/1244535542521479168

Más información sobre la campaña actual

Aquí

Córdoba | No se trata solo de migrantes, son personas, mundo obrero clamando justicia

Mundo obrero y del trabajo

Córdoba | No se trata solo de migrantes, son personas, mundo obrero clamando justicia

28 septiembre 2019

Ante la convocatoria del papa Francisco para celebrar, el día 29 de septiembre, la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado bajo el lema “No se trata solo de migrantes”, la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) de Córdoba quiere, desde su ser Acción Católica para la pastoral del mundo obrero y del trabajo, ofrecer su reflexión en comunión con toda la Iglesia y, en particular, con la delegación de migraciones de nuestra diócesis.

La existencia de las migraciones y el sufrimiento de tantas familias que se ven forzadas a desplazarse, tiene mucho que ver con la manera indecente de organizarse el trabajo. El sistema de producción y consumo de nuestras sociedades genera exclusión y pobreza. La falta de trabajo, la precariedad laboral, el trabajo informal, la economía sumergida, el no reconocimiento de derechos sociales, la explotación, los salarios de miseria, la persecución sindical… son causas fundamentales de las migraciones. Los migrantes son personas del mundo obrero y del trabajo que claman justicia. “¡Cuánto me gustaría ver a todos con un trabajo decente! Es algo esencial a la dignidad humana.” (Papa Francisco).

Como nos dice también el Papa, la realidad de los migrantes y los refugiados, así como la de todas las personas vulnerables, nos invitan a recuperar algunas dimensiones esenciales de nuestra existencia cristiana y nuestra humanidad. Y es que “no se trata solo de migrantes”, se trata también de nosotros mismos y de nuestra sociedad. Cuando somos sensibles a su situación crecemos como personas. Los migrantes nos ayudan a superar nuestro miedo al diferente y el desprecio a los empobrecidos. Lo que está en juego es la caridad y el rostro que queremos dar a nuestra sociedad. Optar por un proyecto social excluyente y deshumanizado o compasivo que antepone a los últimos. El desarrollo y el progreso se ha de medir por la preocupación que se tiene por la persona en su totalidad y por todas las personas, de manera especial, las migrantes pobres.

El mensaje del Papa para esta jornada nos invita a la tarea urgente de acoger, proteger, promocionar e integrar a los emigrantes y a los refugiados. Esta tarea nos ha de llevar a: acompañar a los migrantes y a sus familias; generar una cultura del encuentro y la inclusión que rompa la indiferencia, el rechazo y el descarte de personas; comprometernos por unas condiciones de trabajo dignas; promover una manera de organizar la economía y las finanzas que no provoque guerras, injusticia social y condenen a las migraciones forzosas a millones de personas; y, por último, a generar experiencias de solidaridad y de inclusión social. Esta es la manera a la que nos llama Jesucristo a ser samaritanos, prójimos, con nuestros hermanos y hermanas trabajadores migrantes.

El sindicalismo abordará la economía de los cuidados en la próxima Jornada Mundial por el Trabajo Decente

Internacional

El sindicalismo abordará la economía de los cuidados en la próxima Jornada Mundial por el Trabajo Decente

06 septiembre 2019

La Confederación Sindical Internacional (CSI-ITUC) reclama en la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, prevista para el 7 de octubre, que los gobiernos «aumenten la inversión en los cuidados». 

En una breve nota publicada en su página web, el sindicalismo mundial, que representa a 207 millones de trabajadores y trabajadoras de todo el planeta, prepara la convocatoria de una nueva Jornada Mundial por el Trabajo Decente, centrando su reivindicación en el sector de los cuidados para «fomentar el empleo de mujeres y hombres, aumentar el PIB, afrontar los crecientes desafíos demográficos y superar la arraigada discriminación contra las mujeres en el trabajo y en la sociedad».

Fue en el año 2008, siendo secretario general Guy Ryder, actual director general de la OIT, cuando en el congreso fundacional de la CSI se aprobó poner en marcha una jornada de acción mundial para «fortalecer la lucha internacional por los derechos de los trabajadores y contra la pobreza». Comenzaba un proceso histórico de esta organización internacional de trabajadores y trabajadoras para unificar y comprometer en una acción global muy significativa a 331 centrales sindicales nacionales. Este compromiso por el trabajo decente es compartido por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Movimiento Mundial de Trabajadores Cristianos, que secundaba además así el llamamiento por una Alianza Global por el Trabajo Decente realizado por san Juan Pablo II (Cf. No os dejéis robar la dignidad)

El trabajo de cuidados en España

El último informe de la OIT El trabajo de cuidados y los trabajadores del cuidado para un futuro con trabajo decente, señala que se generarían un millón de empleos en España atendiendo «los déficits actuales en la prestación de servicios de cuidado y su calidad». El trabajo de cuidados comprende dos tipos de actividades: las actividades de cuidado directo, personal y relacional, como dar de comer a un bebé o cuidar de un familiar enfermo, y las actividades de cuidado indirecto, como cocinar y limpiar.

El cuidado no remunerado es «trabajo» que principalmente realizan las mujeres pero que permanece invisible y no reconocido, tanto es así que en opinión de Manuela Tomei, directora del departamento de Condiciones de Trabajo e Igualdad de la OIT, «en 2018, en España se emplearon 130 millones de horas diarias en trabajo de cuidados no remunerado. Esta cifra equivale a 16 millones de personas trabajando ocho horas al día sin percibir remuneración alguna. España es uno de los países de Europa y Asia Central donde se realiza la mayor parte del trabajo diario de cuidados no remunerado. Si estos servicios se valorarán sobre la base de un salario mínimo por hora, equivaldrían al 14,9 por ciento del PIB del país».

Según esta agencia tripartita de la ONU, España se situará, de aquí al 2030, en el puesto 22 de la clasificación de países con mayores ratios de dependencia de cuidados de personas mayores del mundo, y el puesto 19 de los países de Europa y Asia Central con un 9,1 por ciento. Se prevé que el número de beneficiarios de cuidados en España disminuya de los 10 millones actuales (7 millones de niños y niñas menores de 15 años y 3 millones de personas ancianas) a 8,8 millones (5,6 millones de niños y niñas menores de 15 años y 3,2 millones de personas ancianas). Apostar por una «economía de rostro humano» como puede ser la economía de los cuidados, es una apuesta por el bien común que supone la creación de trabajo decente y el aumento del bienestar social, ambos esenciales en una sociedad decente.

Iglesia por el Trabajo Decente

Por quinto año consecutivo, la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente (ITD), promovida en España por seis entidades de inspiración católica, se suma, impulsa y convoca alrededor del 7 de octubre, en las diócesis del país, un amplio abanico de gestos, actividades y vigilias que quieren promover y visibilizar la importancia de extender en la sociedad y en la Iglesia la defensa del trabajo decente, una cuestión central en la sociedad y esencial para la vida de millones de personas.

ITD vienen insistiendo en la denuncia de las condiciones laborales y sociales actuales que generan «una sociedad desvinculada, en la que cada vez es más difícil hacernos cargo de los que se quedan atrás», como indica el VIII Informe FOESSA, donde además son cada vez más las personas en situación de vulnerabilidad, entre otros factores, por la mala calidad del empleo. La indecente precariedad estructural se ha convertido una obligada forma de vida para millones de trabajadores y trabajadoras, especialmente entre jóvenes y mujeres.

***

Documentos de interés.

El trabajo de cuidados y los trabajadores del cuidado para un futuro con trabajo decente, OIT. Resumen ejecutivo.
■ Invertir en la economía de los cuidados. CSI-ITUC, Grupo de Trabajo sobre Empleo del G20.
■ Los cuidados como problema y solución económica. Por Lina Gálvez, catedrática de Historia e Instituciones Económicas. Tema del mes de la revista Noticias Obreras, marzo 2019.
■  Iglesia por el Trabajo Decente urge priorizar a las personas para descartar la indecente precariedad, mayo 2019.

 

Acceso a la suscripción.
■ Edición digital www.hoac.es/tu

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2021 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies